Blog || Este año te invito a transformar un sistema conmigo.

Este año te invito a transformar un sistema conmigo.

Enero 2020

Hoy quiero compartirte que pienso mucho en lo transformador que sería para nuestra sociedad si todos comprendiéramos que existen distintos tipos de cerebros-mentes. Es un hecho que los grupos humanos necesitamos estructura, normas y estandarización en algunas áreas para establecer orden y sentirnos seguros. Sin embargo cuando sólo consideramos válida una manera de describir como “deben ser” los seres humanos para ser productivos, autosuficientes, valiosos y felices cualquier sistema se vuelve en nuestra contra. Las definiciones y medidas que se tornan rígidas e inflexibles nos impiden apreciar el valor que aporta la diversidad.

Estoy convencida de que cualquier sistema creado por humanos es imperfecto y puede tener debilidades que necesitan ser tomadas en cuenta. Un error común en cualquier sociedad es creer que un solo conjunto de normas, principios o medidas son útiles para el desarrollo de todos sus miembros. La estandarización que divide en normal-anormal la inteligencia, el aprendizaje y las formas como un ser humano puede relacionarse socialmente pueden hacer mucho daño. Un sistema de este tipo se basa en la creencia de que casi todas las configuraciones neurológicas son idénticas. Y califica a aquellas que difieren de las medidas estándar, las que tienen reacciones intensas, las que necesitan métodos alternativos para aprender y las que no están dentro del promedio, como anormales, disfuncionales o hasta enfermas. Un sistema así cae en el mismo error que el fascismo y el nazismo: dividir la sociedad con criterios totalitaristas.

¿Sabías que la manera en que reaccionas y te relacionas proviene de la manera en que percibes los estímulos y se organizan en tu cerebro? ¿Conoces a alguien que reaccione a todos los estímulos exactamente de la misma manera como tú lo haces?

Si lo ves así tal vez te sea más fácil entender porque tomar en cuenta que existen distintos tipos de cerebros que generan diferentes maneras de percibir información, organizarla y responder.
Conociendo esto te invito a unirte conmigo para compartir la importancia de reconocer que un sistema de medición y calificación rígida, en el que se basen para crear técnicas de educación representa un problema para la sociedad. Para empezar, porque no está basado en una realidad. No existe una mayoría de cerebros/mentes casi idénticos. Somos todos diferentes. Y aunque sí hay grupos de personas con configuraciones neurológicas similares entre si no son nada más dos grupos. Más bien somos un mundo en el que existe un espectro muy grande de configuraciones neurológicas. Cada uno de nosotros tenemos redes neuronales conectadas de distintas maneras y todas tienen distintos propósitos útiles para la supervivencia y evolución de nuestra especie. Te hago mucho hincapié en que me ayudes a compartir lo que pienso ya que estoy convencida que cada día más personas se beneficiarían si logramos cambiar el paradigma que hace un juicio o calificación de normal/anormal por uno en el que haya la curiosidad de comprender los distintos tipos de conexiones que hacen que existan distintas maneras de reaccionar, comunicarse y aprender. Si unimos fuerzas es más fácil que se puedan crear varios sistemas distintos que aporten normas, principios y medidas que den estructura y orden a la educación y trato para los distintos tipos de cerebros-mentes. Con tu ayuda muchas historias de vida pueden cambiar. Muchos padres de familia, profesores, jefes de trabajo, abuelos, terapeutas etc; pueden tener más información y elementos de apoyo para saber cómo promover el desarrollo de aquellos a quienes quieren ayudar a desarrollar todo su potencial.

A más personas sean conscientes de que cada mente tiene un propósito para el mundo, más personas lucharán por flexibilizar el sistema existente y crear nuevos sistemas de calificación y medición que contemplen la neurodiversidad. Y por encima de todo, a más consciencia hagamos los adultos más información tendremos para enseñar a las nuevas generaciones a apreciar que las diferencias son importantes para una sociedad que quiere crecer. Que convivir con personas que perciben, procesan y reaccionan de maneras distintas a la nuestra nos aporta el gran valor de aprender nuevas y variadas formas de apreciar el mundo y nuestra propia vida.



Mariana García Quintana © Copyright. Todos los Derechos Reservados. | Enero 2020.



Mariana García Quintana | Blog

By Mariana García Quintana

Madre, esposa y psicóloga clínica por la Universidad Iberoamericana, con una maestría en Psicoterapia Gestalt, estudios en Psicoterapia de Arte, Mind Body Medicine, Psicología Profunda, Coaching y Teología.

Regresar