Blog || Querido codependiente.

Querido codependiente.

Septiembre 2020

Hoy necesito alejarme de ti porque los parámetros en los que te quieres relacionar conmigo me hacen daño. En la historia de nuestra relación ha habido momentos buenos y malos. Hoy me doy cuenta de que en muchas ocasiones la calidad del momento dependía de que aquello que yo era, hacía o decía no te incomodara o molestara.

Para que estuvieras bien conmigo yo debía complacer tus necesidades y decir “Si”. Cuando te decía “No”, tenía una idea distinta a la tuya o me expresaba con libertad siempre existía el riesgo de que te enojaras, burlaras, traicionaras, hicieras la ley del hielo o criticaras. Yo estaba alimentando esa dinámica por temores e inseguridades que cargaba conmigo desde mi infancia pero poco a poco la culpa y el miedo que sentí me ayudaron a darme cuenta de que algo entre nosotros no andaba bien.

Después de muchas lágrimas, reflexiones y aprendizajes he descubierto que yo soy responsable de elegir cultivar más relaciones en las que el lazo principal sea el amor y no el temor. Hoy sé que en nuestra relación ha reinado el temor y por lo tanto a amb@s nos daña. Seguir fomentando nuestros encuentros de la manera en que lo hacíamos es para mí como entrar en un lugar que se me voy a enfermar, pero lo hago con tal de que no te enojes o me culpes.

Me duele tomar distancia porque conozco las partes positivas en ti, sé que no eres solamente un verdugo que me daña o una víctima que me culpa. Sé que también eres un héroe que me ha salvado, un amig@ que me ha hecho reír, un compañer@ que me ha acompañado. Sin embargo, la única manera que encuentro hoy de cuidarme es poner un límite. Deseo que puedas ver que no necesitas que otros estén de acuerdo contigo, te admiren o digan siempre que “sí” para sentirte segur@ y apreciad@; de que en las relaciones sanas la autenticidad y el amor reinan por encima de la duda y el miedo.



Mariana García Quintana © Copyright. Todos los Derechos Reservados. | Septiembre 2020.



Mariana García Quintana | Blog

By Mariana García Quintana

Madre, esposa y psicóloga clínica por la Universidad Iberoamericana, con una maestría en Psicoterapia Gestalt, estudios en Psicoterapia de Arte, Mind Body Medicine, Psicología Profunda, Coaching y Teología.

Regresar