Mis “Actividades Ancla” para transitar del “piloto automático” al modo atención plena.

Mis “Actividades Ancla” para transitar del “piloto automático” al modo “atención plena”.

Julio 2020

A veces el estado de piloto automático me atrapa. Son etapas en las que la rutina se vuelve mi guía y las actividades mecánicas llenan mi día. Sé que vivir en piloto automático es muy criticado, yo misma promuevo la importancia de vivir con atención plena. Sin embargo, hay épocas en las que por circunstancias reales o imaginarias el sistema nervioso activa la respuesta de piloto automático como mecanismo de sobrevivencia. En ellas la predictibilidad de una rutina y lo mecánico de las actividades me dejan descansar de tomar decisiones importantes; los hábitos cotidianos y horarios preestablecidos se hacen cargo de mí arrullándome mientras afuera o adentro siento que hay algo en tormenta.

Como toda tormenta estas etapas tienen un principio y un final. Por ello he ido aprendiendo a detectar cuando estar en piloto automático pasa de sostenerme a hacerme daño. Quedarme en él mucho tiempo puede generarme síntomas de gastritis, dolor de hombros, fatiga, depresión y mal sueño. Después de unos días de apoyarme en la rutina para no tomar decisiones y buscar respuestas necesito volver a enfocar la atención en mis sensaciones, emociones y pensamientos para recuperar mi energía, creatividad y balance.

Hoy quiero compartirte la manera en que cuando me siento atorada en piloto automático hago la transición hacia el modo atención plena: las “Actividades Ancla”. Estas son actividades que me requieren pausar la rutina, pasar del modo mecánico al creativo, tomar conciencia de mis movimientos y del entorno y tolerar un tiempo de espera antes de disfrutar del resultado final o de llegar a mi meta.

Contar con ellas me ayuda a no asustarme tanto cuando todo mi sistema me impide ejercer atención plena y me mueve a vivir en piloto automático. Desde que descubrí los beneficios de vivir con atención plena me peleaba mucho conmigo cuando me daba cuenta que había entrado en modo automático. Hoy, la experiencia me ha enseñado que en la vida hay momentos en los que necesito confiar en que mi cuerpo necesita ese modo y dejarme sostener por hábitos, horarios, actividades mecánicas y rutinas. Mientras tanto soy consciente del riesgo de quedarme atorada y para ello sé que puedo acudir a mis Actividades Ancla.

PD. Te comparto algunas de mis “Actividades Ancla”: cocinar, dibujar, tejer y caminar. Las tuyas pueden ser tocar algún instrumento, trabajos manuales, construir algo nuevo, arreglar o dar mantenimiento a objetos personales… Te invito a que nos compartas ideas tuyas para que hagamos una lista de “Actividades Ancla” publicable con el fin de ayudarnos unos a otros.



Mariana García Quintana © Copyright. Todos los Derechos Reservados. | Julio 2020.



Mariana García Quintana | Blog

By Mariana García Quintana

Madre, esposa y psicóloga clínica por la Universidad Iberoamericana, con una maestría en Psicoterapia Gestalt, estudios en Psicoterapia de Arte, Mind Body Medicine, Psicología Profunda, Coaching y Teología.

Regresar