La vida es como andar en bicicleta.

“La vida es como andar en bicicleta, si quieres mantener el equilibrio tienes que seguir avanzando”.

Agosto 2020

Me acuerdo cuando aprendí a andar en bicicleta, me daba terror no hacerlo hasta saber “bien”. Si me equivocaba podía caerme y el dolor que me imaginaba iba a sentir me aterraba. Sin embargo si no me arriesgaba, (con las precauciones debidas, no excesivas) no sabría si podía hacerlo.

Hoy quiero platicarte que así como en la bicicleta, en mi vida muchas veces he sentido miedo a no hacerlo todo “bien”. He tenido miedo a equivocarme y que la consecuencia de mis errores sea muy dolorosa. Me he obsesionado con aprender a hacer las cosas tan “bien” que he dejado de hacerlas o si las hago y me equivoco me he culpado diciéndome que nunca más volveré a aventurarme. Todo ello porque al igual que el miedo imaginario al dolor de una caída, el miedo imaginario al dolor en la vida me paraliza y alimenta mi búsqueda fantasiosa del equilibrio perfecto en el que no se corre ningún riesgo y por lo tanto se acaba el dolor. Sin embargo la vida con sus inevitables “casualidades” se ha encargado de enseñarme que la realidad no es así.

Desde hace varios años tengo un cuadro en mi casa con la frase de Einstein: “La vida es como andar en bicicleta, si quieres mantener el equilibrio tienes que seguir avanzando”. Desde que lo encontré me di cuenta de que desde que me atreví a andar en bicicleta he podido disfrutar las experiencias que anhelaba como el aire rozando mi cara, el corazón latir al tomar velocidad y la risa de libertad al levantar las manos del volante. Todo ello porque en algún momento la experiencia me pareció tan fascinante que me arriesgué a hacerlo sin saber si lo haría “bien” sabiendo que lo único que necesitaba para mantener mi equilibrio era seguir avanzando.

Desde entonces andar en bicicleta se ha convertido en un buen recordatorio de que mi mejor equilibrio en la vida lo consigo andando. Que seguramente muchas veces me equivocaré pero si sigo integra y bien es porque siempre he podido levantarme.

Desde entonces, cada día que vivo no sé si lo haré “bien”, lo que sí sé es que con las precauciones debidas las experiencias que anhelo vivir valen la pena el riesgo. Y que si quiero una vida en la que reine el equilibrio siempre debo seguir avanzando.



Mariana García Quintana © Copyright. Todos los Derechos Reservados. | Agosto 2020.



Mariana García Quintana | Blog

By Mariana García Quintana

Madre, esposa y psicóloga clínica por la Universidad Iberoamericana, con una maestría en Psicoterapia Gestalt, estudios en Psicoterapia de Arte, Mind Body Medicine, Psicología Profunda, Coaching y Teología.

Regresar