Aprendí a dejarme asombrar por la euforia.

Aprendí a dejarme asombrar por la euforia.

Agosto 2020

Aprecio mucho los momentos en que siento euforia de manera natural. Estar en la playa escuchando el mar y sintiendo la brisa del aire combinada con el rayo del sol, una comida con amigos muy queridos, una experiencia de risas con mi familia, un abrazo cariñoso de alguien que me aprecia son algunos de esos momentos que me hacen querer seguir viviendo eternamente.

En esos instantes siento una combinación de alegría intensa, confianza y bienestar. Puedo soltar el control porque mis miedos se disipan y el optimismo llena mi vida. Cuando los estoy viviendo todo parece estar en su lugar y yo en el espacio y momento preciso.

Hace tiempo me di cuenta de que cuando estaba viviendo uno de esos momentos y empezaba a notar que se iba a terminar se me hacía un hoyo en el estómago que trataba de volver a llenar buscando como alargar la vacación o el convivio y repitiendo muchas veces “¿cuándo nos volvemos a ver?” para después obsesionarme pensando y planeando la siguiente experiencia. Después de varias noches post-euforia llenas de nostalgia y ansiedad reconocí que lo que me sucedía es que no quería dejarlos ir porque temía no volver a vivirlos. En realidad no me estaba beneficiando de esos instantes porque en lugar de llenarme de agradecimiento por lo que vivía me llenaba de miedo porque no volviera a suceder.

Me tomo tiempo reconocer que la euforia natural se caracteriza por ser espontanea e impermanente. Hoy sé que es inútil buscar aferrarme a ella o mantenerla bajo mi control porque no depende de mí que surja ni que se vaya. Su mayor encanto es que la mayoría de las veces me sorprende sin que la vea venir.

Con ello he aprendido lo importante que es estar abierta a dejarme asombrar por la vida y sus “coincidencias”. Y con ese aprendizaje, cada vez que tengo un momento de euforia lo disfruto dejando que me llene de fuerza y energía para vivir. Hoy vivo con plenitud los momentos de intensa a alegría y dejo que se desvanezcan con agradecimiento y confianza de que volverán a hacer presentes en mi vida.



Mariana García Quintana © Copyright. Todos los Derechos Reservados. | Agosto 2020.



Mariana García Quintana | Blog

By Mariana García Quintana

Madre, esposa y psicóloga clínica por la Universidad Iberoamericana, con una maestría en Psicoterapia Gestalt, estudios en Psicoterapia de Arte, Mind Body Medicine, Psicología Profunda, Coaching y Teología.

Regresar