Blog || Aprendí a darme dulzura.

Aprendí a darme dulzura.

Octubre 2020

Hace varios domingos escuché a Elena, una mujer de mirada dulce, describir su rutina matutina: lo primero que hacia al levantarse era apacharse con su bebida caliente favorita, un suéter con texturas ricas y realizar alguna actividad que disfruta. Después de ese rato dándose cariño iniciaba el trabajo de su día con alegría.

Al escucharla me sorprendí de lo diferente que era mi despertar, yo me levantaba pensando en pendientes y corría a hacer “deberías”. Desde temprano me trataba con dureza porque creía que la era la única manera de amanecer si quería ser eficiente y productiva en el día.

El mismo día que escuché a Elena por la tarde hice una de mis actividades favoritas: Repostería. Mientras cocinaba un rico pan para mi familia me di cuenta de que así como cocinaba con amor, cariño y dulzura para quienes quería podría empezar a preparar en las mañanas cada uno de mis días. Si comenzaba a tratarme a mí como trataba a las masas de pan amanecería acariciándome con suavidad, paciencia y cariño dándome el resto del día tiempos de amasado apapachándome, tiempos de reposo descansando y tiempos de horneado trabajando. Me propuse empezar cada día acariciando mi cuerpo, mi corazón, y mi mente.

Desde entonces cocino mis días mezclando dulzura, fortaleza, sabiduría, cariño, inteligencia, presencia, paciencia y disciplina con el entusiasmo de disfrutar lo más seguido que se pueda el platillo que más se me antoja: vivir con alegría.

Con el tiempo he ido dándome cuenta de que cuando me trato con dureza mis pensamientos son como cuchillos filosos que cortan con prisa y mi cuerpo se vuelve un contenedor de bordes afilados en el me muevo mecánicamente. En cambio cuando me trato con dulzura mis pensamientos son espátulas suaves que mezclan y envuelven con paciencia y mi cuerpo un contenedor redondo con bordes suaves en los que me deslizo con confianza y alegría.

Hoy agradezco haber escuchado a Elena porque de ella aprendí que merezco, puedo y necesito darme dulzura para vivir con alegría.



Mariana García Quintana © Copyright. Todos los Derechos Reservados. | Octubre 2020.



Mariana García Quintana | Blog

By Mariana García Quintana

Madre, esposa y psicóloga clínica por la Universidad Iberoamericana, con una maestría en Psicoterapia Gestalt, estudios en Psicoterapia de Arte, Mind Body Medicine, Psicología Profunda, Coaching y Teología.

Regresar