Blog || El rey del pop.

Michael Jackson: una historia marcada por el éxito comercial y la tristeza personal.

Mayo 2019

Michael Jackson ya era una estrella antes de llegar a la pubertad. Se distinguió de otros artistas por su apariencia cambiante e inusual, su estilo de vida extravagantemente, sus extrañas relaciones personales, y los rumores de su atracción inapropiada hacia los niños. El Rey del Pop fue el principal responsable de romper la barrera de racismo que impedía a artistas afroamericanos salir en MTV. El Libro Guinness de los Récords del Mundo lo ha llamado el artista más exitoso de todos los tiempos.

Las biografías presentan a Michael como un niño muy sensible, perseverante, intenso, creativo, empático y profundo. Sin embargo, se habla de un adulto con un aspecto “muy oscuro” y neurótico en su personalidad, que se puede atribuir a la interacción de su alta sensibilidad con el entorno en el que vivió. El Rey del pop creció en medio de una cultura comercial y competitiva en la que para los hombres “ser duro” era la base para sobrevivir, se desalentaba la reflexión y la sensibilidad no era comprendida. Joseph su padre creía en el valor y el efecto de la fuerza bruta para disciplinar y maltrató a sus hijos con la expectativa de que fueran “ganadores”, solía decir: "Los negros están acostumbrados a luchar para ganarse la vida. "(Taraborrelli 2019). Con ello justificó el trato violento y abusivo que tenía hacia sus hijos. La madre del artista fue, en la infancia de Michael, una mujer sumisa que no intervino para protegerlo. Ella lo describió: "Michael comenzó a mostrar un comportamiento diferente al de sus hermanos. Mientras los otros tomaban con calma las presiones del éxito, a él parecía afectarlo mucho más. Es más sensible” (Taraborrelli, 2019).

Desde que Michael Jackson era muy chico vivió entre adultos ambiciosos que pusieron los ojos sobre él. Berry Gordy el propietario de Motown records lo describió: "Inmediatamente me di cuenta de que era un niño de gran profundidad, era simplemente increíble. La primera vez que lo vi, supe que era un niño muy especial" (Taraborrelli, 2019). Tantas expectativas económicas puestas sobre el tuvieron un profundo impacto que se reflejó en síntomas de mucha inseguridad e incluso falta de adaptación desde chico, parecía darse cuenta de que no encajaba con la mayoría de las personas a su alrededor.

Cuando el artista se convirtió en adulto, se refugió en la fantasía convirtiéndose en el “niño eterno” que idolatraba a Peter Pan. Se refugiaba del estrés en su hogar “Neverland”, donde predominaban figuras, artículos y símbolos de historias de fantasía. El éxito económico le permitía comprar todo lo que quería y ser el centro de atención de quienes trabajaban para él. Evitaba los compromisos sociales con otras personas y no quería sentirse atado a nadie, hablaba mucho del anhelo de libertad que no tuvo en la infancia. "Quien lo estaba viendo pensaba que Michael estaba tratando de tener la infancia que nunca tuvo" (Taraborrelli, 2009). Al igual que Peter Pan, Michael Jackson se negaba a crecer. Conforme creció en edad y fama se aisló y desarrolló adicciones, tal vez como las únicas alternativas que encontró para lidiar con el caos interno que sentía. La falta de un ambiente adecuado lo afectó tanto que no desarrollo los medios para enfrentar sus sufrimientos y miedos. Su dolor se percibe en muchas de las letras que compuso donde habla sobre la soledad y la necesidad de superar obstáculos.

Al ser una persona altamente sensible, Michael Jackson tenía una imaginación muy activa producto del límite delgado entre el consciente y el inconsciente. En sus expresiones artísticas se perciben imágenes creativas, emocionantes, caóticas y tristes. Sin embargo, la falta de adultos que lo contuvieran y le ayudaran a nombrar y organizar toda la información que provenía de su inconsciente le impidieron aprender a utilizar esta capacidad de forma madura. Tal vez su necesidad de admiración y aplausos tenía el propósito inconsciente de encontrar el vínculo adecuado que lo ayudara lidiar con una vida interna llena de imágenes, emociones y sensaciones muy intensas y pensamientos muy profundos.

La alta sensibilidad de Michael Jackson se ve reflejada en sus canciones sobre las necesidades del mundo, en su creatividad para hacer videos, en su perseverancia para ensayar sus pasos y en su intensidad con las superproducciones en los espectáculos. El rey del pop movía masas porque llevaba al público a conectarse con emociones como la fascinación que conlleva mucha adrenalina y la compasión que genera la sensación de amor. Su capacidad para crear, entretener y hacer vibrar al público son el fruto positivo de su alta sensibilidad. No hay duda de que sus canciones conmueven los corazones, y su forma de cantar, moverse y producir causaron y causan frenesí colectivo. Nadie puede negar que Michael Jackson fue un verdadero artista, es la estrella que más números masivos ha movido en la historia de la música, más imitadores ha tenido y más innovaciones y rupturas de paradigma logró. Fue un artista visionario que cruzó los límites impuestos por una cultura racista, patriarcal y rígida. Fue seguido y admirado por personas de todas las razas, colores y credos. Lo triste es que con todo el potencial creativo y capacidad que tenía para capturar la atención de la gente, su vida finalizo trágicamente.

El "rey del pop" para muchos se mantiene como un héroe y para muchos otros como un villano, y ese es el misterio que rodea a su historia. Sin embargo, no hay duda de que nació con dones extraordinarios característicos de personas con alta sensibilidad. Sin embargo, no logro tener estabilidad y armonía porque desde niño estuvo marcado por la necesidad de producir para comercializar. Su padre no pudo poner las necesidades de su hijo antes de su ambición y su madre no pudo poner las necesidades de su hijo por encima del miedo a su esposo. Conocer el caos de su vida personal despierta en las personas una mezcla de admiración, compasión, miedo, ternura, odio y aversión. Al conocer su historia en profundidad, podemos reconocer lo importante que es el empuje amoroso del entorno en el que crece una persona nacida con alta sensibilidad, para que pueda usar su profundidad, intensidad, imaginación y creatividad de manera positiva para sí misma y para el mundo.



Mariana García Quintana © Copyright. Todos los Derechos Reservados. Mayo 2019



Mariana García Quintana | Blog

By Mariana García Quintana

Madre, esposa y psicóloga clínica por la Universidad Iberoamericana, con una maestría en Psicoterapia Gestalt, estudios en Psicoterapia de Arte, Mind Body Medicine, Psicología Profunda, Coaching y Teología.

Regresar